15
Mar

Hosting sin dinero, aprovéchate de Dropbox

¡Aviso a navegantes! Si utilizas dropbox habitualmente sabrás que a partir de octubre del 2016 van a dejar de mostrar contenido HTML mediante enlaces compartidos, por lo que esta entrada podrá servir más de inspiración, para usar otros servicios parecidos, que de manual.

Normalmente nos gusta tener presente que los productos o servicios gratuitos te convierten a ti en el producto.

Así que, lejos de querer hacer publicidad de servicios de este tipo, desde UyM nos gustaría contarte cómo aprovecharte de lo que ofrecen y no sólo suponer un beneficio para este tipo de empresas.

También resaltamos que esta sería una solución temporal de presencia en Internet por la cual puedes publicar una web sencilla de manera rápida, mientras decides una estrategia más completa.

 

¿Cómo aprovecho lo que me ofrece Dropbox?

Es casi seguro que ya sabes qué es y cómo funciona este servicio, pero por si acaso te dejamos una breve descripción: no es más que un disco duro en la nube.

Sabiendo esto puedes imaginarte que cualquier fichero que alojes en sus servidores, y compartas, podrá ser visitado desde cualquier sitio simplemente teniendo una conexión a internet y un navegador.

 

¿Cualquier fichero?

Aquí es donde nos encontramos con el truco que nos interesa.

Desde Dropbox puedes alojar cualquier tipo de fichero y al visitarlo desde el navegador éste último será quien decida cómo mostrarlo.

Si alojamos y compartimos un fichero codificado en HTML el navegador hará una interpretación del contenido y nos la mostrará.

Es importante que sepas que el navegador no puede interpretar cualquier tipo de fichero, si creas uno con contenido en PHP, el lenguaje de programación que se usa, por ejemplo, para WordPress, el navegador no sabrá qué hacer con él y te mostrará todo su contenido sin interpretación alguna y no verás una web, sólo verás texto entre etiquetas extrañas.

Para estos casos resulta imprescindible un alojamiento que sea capaz de gestionar los diferentes lenguajes de programación que se utilizan para crear webs más complejas.

 

Entonces ¿cómo comparto mi web?

Vamos a hacer una prueba sencilla dando por hecho que ya tienes una cuenta abierta, gratuita por supuesto, en Dropbox.

Utilizando el navegador o la aplicación de escritorio, la cual te facilita la gestión de archivos desde el propio sistema de ficheros de tu ordenador, ve al directorio Public y ahí crea un nuevo directorio o carpeta y nómbralo, por ejemplo, Mi Web.

Dentro de ese nuevo directorio crea un fichero que se llame index.html. Puedes llamarlo como quieras, pero te recomendamos un nombre más estandarizado. Lo importante en este caso es que termine en .html.

Edita el fichero que acabas de crear, con cualquier editor básico de textos, y copia las siguientes líneas de HTML:

<h1>Web de prueba</h1>
<p><strong>Lorem ipsum</strong> es el texto que se usa habitualmente en diseño gráfico en demostraciones de tipografías o de borradores de diseño para probar el diseño visual antes de insertar el texto final.</p>

Ahora, después de haber guardado los cambios, dale al botón de Compartir, si estás usando el navegador, o a Copiar enlace público, si usas la aplicación de escritorio, y visita desde el navegador el enlace que te proporcionan.

Si todo ha ido bien deberías ver algo como la siguiente imagen:

Web de prueba en Dropbox

Si te fijas, el navegador ha hecho un poco de magia interpretando las etiquetas HTML y sólo nos muestra el texto que nos interesa.

Ahora sólo tendrías que editar ese fichero recién creado y utilizarlo para presentarte o para mostrar la información que prefieras. Hace poco publicamos una web sencilla y gratuita que puede resultarte muy útil para un caso como este.

 

Y la dirección ¿comparto esa tan larga?

Pues aunque sería una dirección totalmente operativa no recomendamos que la uses, simplemente por lo impersonal y complicado que puede resultar su uso si la quieres poner por ejemplo en alguna tarjeta de visita, o recitarla de memoria para que alguien la visite.

En este caso lo ideal es que consigas un dominio, gratuito o de pago, y lo configures para que al visitarlo se realice una redirección de URL, o URL Forwarding, para mostrar el fichero que te interesa.

Para esta ocasión, la redirección que nos parece más adecuada es la que se hace mediante Frames, así quien visite la página siempre verá el dominio bonito y no la dirección incómoda.

Si tienes dudas de cómo se hace esta configuración no olvides mirar en los foros de tu proveedor de dominios o incluso directamente al servicio de soporte del mismo.

Un redireccionamiento no es lo más recomendable de cara al posicionamiento de tu página, tampoco te estamos aconsejando sustituir un servicio de hosting por un servicio como Dropbox; esta solución es más bien para una urgencia o para una necesidad puntual. Pero aún así nos parece una forma estupenda de aprovechar los recursos que se ofrecen en la red sin tener que usar dinero.

 

¡Qué buena idea!

¿Te ha gustado? ¿te parece interesante? Pásalo a quien creas que le interesa y, sobre todo, no dudes en dejarnos tus impresiones, aportaciones, o sugerencias en los comentarios. 🙂

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Pin on Pinterest
Comentarios ( 0 )

    Deja un comentario

    Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos son marcados con *